Archivo de la categoría: Bienvenida

OMS: El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer evalúa el consumo de la carne roja y de la carne procesada

Comer carne procesada puede causar cáncer de colon, según acaba de concluir la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), un organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Concretamente, advierten, cada 50 gramos diarios aumentan un 18% el riesgo de desarrollar este tumor.
Sin embargo para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida”, dijo el doctor Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías del CIIC.
En este caso, tras evaluar 700 trabajos científicos, un grupo de 22 expertos de 10 países diferentes ha decidido elevar al grupo 1 de productos “cancerígeno para los humanos” a las llamadas carnes procesadas, cualquier producto que haya sufrido una transformación industrial (como jamones, lasañas preparadas, carnes envasadas, salchichas…). En esa misma categoría de máximo riesgo ya figuran, por ejemplo, el tabaco, el amianto o la contaminación ambiental.
En el caso de la carne roja no procesada (ternera, cerdo, cordero), las evidencias no son tan concluyentes. Aún sí, la IARC también ha elevado su clasificación hasta el grupo 2A en el que se considera que existe una evidencia limitada, y se considera “probablemente carcinógeno para el ser humano”.
Carne procesada
La carne procesada se clasificó como carcinógena para los humanos (Grupo 1), basada en evidencia suficiente en humanos de que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal.

Consumo de la carne y sus efectos
El consumo de la carne varía mucho entre los países, desde un pequeño porcentaje hasta un 100% de las personas que comen carne roja, dependiendo del país, y proporciones algo más bajas en el consumo de carnes procesadas.

El Ministerio de Sanidad recuerda que no se debe comer carne roja más de dos veces por semana. Por su parte, la Federación Europea de Asociaciones Cárnicas (Clitravi) considera “inapropiado atribuir a un único factor un mayor riesgo de cáncer”.
En un comunicado, Ciltravi que representa a 3,000 empresas en 28 países de la Unión Europea, afirma que asociar la ingesta de carne con cáncer “es un tema muy complejo que puede depender de una combinación de otros factores, como la edad, genética, dieta, medio ambiente y estilo de vida. No es un único grupo de alimentos específicos por sí mismos el que define los riesgos asociados con la salud, sino la dieta en su conjunto, junto con algunos otros factores”, como el tabaco o la contaminación o la falta de ejercicio.

Además, recuerda que “organismos oficiales, sociedades médicas y expertos recomiendan el consumo de todos los grupos de alimentos a fin de tener una dieta sana, variada y equilibrada, incluyendo un consumo de 400gr de fruta y verdura y un consumo moderado de carnes y productos cárnicos”.

http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2015/cancer-red-meat/es/

FAO: 16 de Octubre Día Mundial de la alimentación 2015

El 16 DE OCTUBRE es el DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN y este año el tema es:“Protección social y agricultura para romper el ciclo de la pobreza rural”

Este año se ha elegido como tema para el Día Mundial de la Alimentación (DMA) la protección social, a fin de destacar su importancia para reducir la pobreza rural y garantizar el acceso a los alimentos, o a los medios para comprarlos.

¿Qué es exactamente “la protección social”?

Cuando un hogar pobre se encuentra en dificultades debido a una enfermedad o una adversidad externa o cuando una familia no gana lo suficiente para mantener a los miembros de su familia, la protección social ayuda a la familia a salir de la pobreza o a evitar que caiga en el ciclo de la pobreza y el hambre. La protección social se puede definir como una gama de soluciones, como el suministro de oportunidades de empleo, alimentos, recursos económicos y servicios que se utilizan, a menudo combinadas entre sí, para sostener a los grupos vulnerables y ayudar a los miembros pobres de la sociedad a salir del hambre y la pobreza.

La protección social puede ayudar a las personas pobres y vulnerables, ¿pero cómo?
La protección social se traduce en una gran variedad de programas que ofrecen ayuda financiera o en especie a las personas pobres y vulnerables con el fin de mejorar sus ingresos, capacidades y derechos.
Los programas de protección social se clasifican en general de la siguiente manera:
– Los programas de asistencia social son los que distribuyen dinero en efectivo, cupones o contribuciones en especie a las familias vulnerables.
– Los programas de previsión social se financian mediante contribuciones de empleados, empresarios y el Estado. En el marco de estos planes, las personas se protegen contra riesgos (tales como enfermedades o accidentes, entre otros)
– Los programas del mercado laboral proporcionan prestaciones de desempleo, fortalecen las capacidades y aumentan la productividad y la empleabilidad de los trabajadores.

¿Por qué es tan importante la protección social?
La protección social es fundamental no solo porque evita que las personas pasen hambre a corto plazo sino también porque fomenta la producción y proporciona una mayor estabilidad de ingresos a largo plazo, lo cual reduce la inseguridad alimentaria y la pobreza.
¿Qué relación existe entre la protección social y la agricultura?
Más del 75 % de las personas que sufren la pobreza extrema y la sub-alimentación crónica en los países en desarrollo viven en zonas rurales. La agricultura constituye una parte importante de sus medios de vida. Sin embargo, la mayor parte de los productores y trabajadores agrícolas en explotaciones familiares se enfrentan a diversos desafíos como un acceso limitado a medios de producción, insumos y servicios agrícolas, lo que hace que les resulte difícil aprovechar la producción agrícola como vía para salir de la pobreza. En ausencia de protección social, podrían verse obligados a hacer frente a los efectos de las adversidades adoptando medidas que aumentan su vulnerabilidad o socavan su capacidad futura de generar ingresos cada vez más. Por ejemplo, podrían tener que vender el ganado u optar por producir cultivos más resistentes pero menos remunerados.

En México, en el Programa de Educación, Salud y Alimentación se realizan transferencias de efectivo a las madres de familias en situación de pobreza extrema en las zonas rurales. Las transferencias de efectivo están supeditadas a la asistencia regular a la escuela de sus hijos y a visitas a centros de atención sanitaria. Hoy en día, el programa llega a unos 32,9 millones de personas y se le reconoce el hecho de haber reducido la pobreza un 10 % y la brecha de la pobreza en torno a un 30 % en dos años. Los beneficiarios también han aumentado los gastos alimentarios sobre todo de frutas, hortalizas y productos de origen animal. También se considera que ha desempeñado un papel decisivo en la reducción de las deficiencias en cuanto a la estatura para la edad, el retraso del crecimiento, y el sobrepeso, y en la mejora del desarrollo físico, cognitivo y del lenguaje.

Para mayor información visita:

http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/wfd_contest/docs/Teacher_Brief_ES.pdf

http://www.fao.org/world-food-day/contest/2015/es/

Nutrición en la Menopausia

Henufood. Salud desde la alimentación

La menopausia es un cambio fisiológico que se produce de forma natural en la mujer, generalmente entre los 48 y 55 años de edad. A algunas mujeres se les presenta la menopausia con menos de 40 años, denominándose menopausia precoz. La menopausia se produce porque -de forma paulatina-, va cesando la actividad hormonal de los ovarios y se produce un descenso en estrógenos, de forma que desaparece la capacidad de reproducción y la menstruación.
La organización Mundial de la Salud (OMS), describe distintas etapas de transición de la menopausia.
– Pre menopausia: Se produce una alteración fisiológica en el ovario.
– Peri-menopausia: Etapa que abarca desde que aparece la irregularidad menstrual, hasta que desaparece la misma -desde 3 a 9 años-.
– Post-menopausia: Etapa posterior en la que ha desaparecido la menstruación.
Requerimientos y recomendaciones nutricionales en la menopausia
Como se ha comentado anteriormente, la menopausia es una etapa en la vida de la mujer que entraña determinados cambios fisiológicos. Estos cambios van a implicar unos requerimientos específicos de nutrientes y energía, ya que las necesidades energéticas disminuyen un 5 % aproximadamente cada decenio, por lo que la ingesta calórica dese ser inferior. Además, una dieta variada y equilibrada, adaptada a las necesidades individuales, contribuye al mantenimiento de un buen estado de salud, a la prevención de enfermedades y a la mejora de la calidad de vida.
El reparto calórico de macronutrientes en esta etapa, se basará en los principios de una dieta equilibrada.
-Los hidratos de carbono deben suponer entre 45-60 % de las calorías totales.
– Las proteínas deben suponer entre el 10 y el 15 % de las calorías totales.
-Las grasas deben suponer entre 20-35 % de las calorías totales.
Hidratos de carbono
Los hidratos de carbonos complejos deben estar presentes en la dieta en una mayor proporción y se debe evitar la ingesta de azúcares simples (dulces, refrescos o bollería).
Proteínas
Aproximadamente el 50 % de las proteínas ingeridas deben ser de alto valor biológico, para que aporten las cantidades necesarias de aminoácidos esenciales. También se aconseja la mezcla de proteínas de origen vegetal (cereales y legumbres) para obtener así́ proteínas de calidad. No son aconsejables las dietas híper proteicas, ya que el exceso de proteínas puede impedir al organismo la absorción de calcio.

Grasas
Las grasas conforman un grupo de especial importancia en la menopausia. Se aconseja el consumo de ácidos grasos mono insaturados (ácido oleico) y poliinsaturados frente a los ácido grasos saturados.
Vitaminas y minerales
Las recomendaciones de ingesta de vitaminas y minerales serán las mismas que para el resto de población, con la salvedad del calcio, ya que es fundamental un ingesta adecuada de este mineral para la prevención de osteoporosis.
A continuación se describen algunos consejos nutricionales para la mujer en la menopausia:
– Aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio como la leche y productos lácteos desnatados.
– Consumir productos vegetales como frutas y verduras.
– Consumir legumbres, incluyendo la soja al menos 2 veces a la semana.
– Aumentar el consumo de fibra pero sin excederse, ya que un alto consumo de fibra en la dieta puede reducir la absorción de calcio.
– Limitar la ingesta de sodio, sobre todo cuando exista hipertensión arterial.
– Limitar el consumo de alimentos animales ricos en grasas saturadas.
– Limitar el consumo de cafeína, ya que puede incrementar el calcio en la orina y limitar su absorción.
– Utilizar preferentemente aceites de semillas o de oliva.
– Reducir el consumo de fitatos (se encuentran en el salvado), ya que forman sales insolubles con el calcio e impiden su absorción.
– Evitar el consumo de tabaco y moderar la ingesta de alcohol.
– Mantener una ingesta adecuada de alimentos que contengan vitamina D y controlar la exposición al sol.
– Realizar actividad física de manera regular.
– Evitar el sobrepeso, manteniendo una ingesta calórica adecuada.

Nutrición en Adulto Mayor

Alimentos Salud, DR. Cecilia Castillo L.

El proceso de envejecimiento se suele acompañar de una reducción significativa de la actividad física que contribuye aún más a la pérdida de la masa muscular. Por ello, es muy importante que los adultos mayores aumenten su actividad física. Esta tiene innumerables beneficios tales como aumentar el apetito y por ello la ingesta de alimentos. Este cambio se traducirá en una mayor ingesta nutrientes, como proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y otros componentes saludables presentes en los alimentos, especialmente en frutas, verduras y leguminosas, que beneficiarán su estado de salud. Es importante el estímulo de la familia para el desarrollo de actividades deportivas y recreativas, así como para una mayor ingesta de alimentos. Debe tenerse presente, que el menor consumo de alimentos en los ancianos, se debe a la menor capacidad para detectar el sabor y el olor de los alimentos.
Cuando los adultos mayores incorporan dietas saludables pueden revertirse o retrasarse muchos de los cambios asociados al proceso de envejecimiento, asegurando de este modo, que muchos de ellos puedan continuar viviendo en forma independiente y disfrutando de una buena calidad de vida, que les permita compartir activamente dentro de la familia y de la comunidad.
En lo posible deben comer cinco veces al día: desayuno, colación de media mañana. Comida, colación de media tarde y cena. Las personas mayores suelen no comer en la noche, sin embargo, es importante mantener siempre una comida liviana al atardecer que evitará un largo período de ayuno y mejorará una serie de funciones metabólicas en el organismo.
Las personas mayores son más vulnerables a la deshidratación como resultado de una disminución de la función del riñón y porque tienen un menor contenido de agua corporal. Debe recomendarse que se consuma bastante líquido, al menos que esté contraindicado por problemas renales o cardíacos.
Tanto los hombres como las mujeres mayores de 50 años deben consumir al menos mil 200 mg. de calcio al día. La leche y sus derivados (queso, crema, yogurt) son las mejores fuentes de calcio, al igual que los vegetales de hoja verde y las sardinas.
La deficiencia de hierro es un problema común a medida que envejecemos y esto por lo general provoca anemia, cuyos síntomas son debilidad, fatiga y deterioro de la salud. La vitamina C, contenida en frutos cítricos, ayuda a nuestro organismo a absorber el hierro de los alimentos que lo contienen. Además es un excelente antioxidante lo contribuye a retrasar el proceso de deterioro del organismo.
La vitamina A contenida en vegetales de hoja verde y los de color amarillo y naranja, ayuda a los ojos a adaptarse a una luz tenue, protege nuestra piel, así como otros tejidos.

El ácido fólico participa en la formación de glóbulos rojos y su carencia puede provocar anemia. Lo contienen los vegetales de hoja verde, algunas frutas, los frijoles y los productos de grano enriquecidos.

Nutrición en el Adulto

Fundación EROSKI:

La nutrición en la edad adulta se debe enfocar a mantener la salud y a prevenir el desarrollo de enfermedades mediante el seguimiento y consumo de una alimentación variada, sana y equilibrada de acuerdo a la edad, sexo y actividad física que realiza la persona. Los hábitos alimentarios saludables se deben combinar con hábitos de vida propicios que incluyan la práctica regular de ejercicio físico, así como la reducción de tóxicos como el alcohol y el tabaco.

En esta edad hay cambios fisiológicos importantes que se presentan como el aumento de peso por el incremento de masa corporal que puede conducir a obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, hiperuricemia, niveles altos de colesterol y triglicéridos en sangre, problemas respiratorios, dolencias digestivas entre otros.

Asimismo, hay cambios marcados en la composición del cuerpo, distribución de la grasa, disminución del agua, músculo y masa ósea, disminución del metabolismo basal, envejecimiento de los diversos órganos.

Por lo tanto, alimentarse y nutrirse correctamente en la madurez y centrarse en aumentar el consumo de alimentos para retrasar el envejecimiento, nos dará una población más saludable en esta etapa de la vida.
DÉFICITS NUTRITIVOS MÁS COMUNES
Se producen como consecuencia de desequilibrios en la alimentación: dietas restrictivas, monótonas o desequilibradas que no incluyen los alimentos básicos.
Déficit de minerales:
Los minerales que por lo general se toman en cantidades insuficientes, coinciden con los citados en la etapa escolar y adolescencia y son: el calcio, el hierro y el zinc.
• El calcio es un constituyente de la masa ósea. La disponibilidad de este mineral es diferente dependiendo del alimento del que proceda siendo los alimentos más adecuados la leche y todos sus derivados, ya que la vitamina D, la lactosa y las proteínas propias de los lácteos facilitan su absorción y aprovechamiento por parte del organismo. Son también buena fuente de calcio: pescados en conserva de los que se come la espina, frutos secos, derivados de soja enriquecidos (bebida y postres)
• El hierro es un componente de los glóbulos rojos y de la hemoglobina (transportador del oxígeno y del anhídrido carbónico en la sangre) e interviene en procesos de obtención de energía. El hierro que mejor se absorbe es el procedente de los alimentos de origen animal (carnes, pescado, huevos y derivados de estos alimentos), mientras que el procedente de legumbres, verduras y otros alimentos vegetales se absorbe peor, de no ser que se combine dichos alimentos con otros que sean buena fuente de vitamina C.

Déficit de vitaminas:
• Vitaminas liposolubles A y D: en lácteos enteros, grasas lácteas – mantequilla, nata -, yema de huevo, víscera. El betacaroteno o provitamina A se transforma en vitamina A en nuestro cuerpo cuando éste lo necesita y se encuentra principalmente en: verduras de hoja verde, y frutas y verduras de color amarillento, anaranjado y rojizo.
• Ácido fólico: en legumbres y verduras verdes, frutas, cereales de desayuno enriquecidos e hígado.
• B12: en carne, huevo, pescado, lácteos, fermentados de la soja enriquecidos…
• B6 o piridoxina: en cereales integrales, hígado, frutos secos y levadura de cerveza.
• Riboflavina: en hígado, huevos, lácteos y levadura de cerveza.
• Niacina: en vísceras, carne, pescado, legumbres y cereales integrales.
• Tiamina: en cereales integrales, legumbres y carnes.

Nutrición en Adolescentes

Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación:

Normalmente, las necesidades energéticas de los adolescentes suelen depender de su rapidez de crecimiento, y cada uno debe valorar dichas necesidades según su apetito. Como consecuencia, la mayoría de los adolescentes mantiene un equilibrio energético y el consumo de alimentos variados aporta los nutrimentos suficientes para que su crecimiento y su desarrollo sean óptimos.
No obstante, la tensión y los trastornos emocionales pueden afectar seriamente el equilibrio energético de los adolescentes, provocando un consumo insuficiente o excesivo de alimentos. Las infecciones leves o graves, el nerviosismo, los problemas menstruales, dentales o cutáneos (acné) son factores que pueden provocar una alteración del apetito, y los adolescentes que consumen dietas pobres son los más vulnerables. El estrés emocional va asociado frecuentemente a manías alimenticias y a la moda de estar delgado, que pueden provocar desórdenes alimenticios como la anorexia nerviosa.
Por otro lado, la prevalencia del exceso de peso y la obesidad en niños y adolescentes se ha convertido hoy en día en uno de los principales problemas nutricionales, ya que es muy probable que continúe afectándoles en la edad adulta. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2012, en México hay 48 millones de personas mayores de 20 años que viven con sobrepeso u obesidad; asimismo, habría alrededor de 6.3 millones de adolescentes con la misma problemática.
Los adolescentes que están desarrollándose se sienten especialmente preocupados por la imagen de su cuerpo y un exceso de peso puede tener un profundo impacto en su salud emocional y física. Existen varios factores, socioeconómicos, bioquímicos, genéticos y psicológicos que provocan la obesidad, y todos ellos están estrechamente relacionados.
La falta de ejercicio tiene una vital importancia en el desarrollo, evolución y perpetuación de la obesidad en la adolescencia. Se ha observado en las encuestas realizadas a jóvenes, que la mayoría no son muy activos, por lo que los profesionales de la salud así como los gobiernos están fomentando un mayor nivel de ejercicio físico entre niños y adolescentes. La inactividad física no sólo tiene una gran importancia en el desarrollo del sobrepeso y la obesidad, sino que también influye en el desarrollo posterior de enfermedades no transmisibles, como enfermedades cardíacas, algunos tipos de cáncer, diabetes, hipertensión, problemas intestinales y osteoporosis, Además, el ejercicio físico ayuda a mejorar la flexibilidad del cuerpo, el equilibrio, la agilidad y la coordinación, así como a fortalecer los huesos. Actualmente se recomienda que los adolescentes practiquen alguna actividad física durante al menos 60 minutos al día

Alimentación en edad Escolar

Fuente: The University of Chicago Medical Center 2015.
Los niños en edad escolar (edades de 6 a 12 años) continúan necesitando alimentos saludables y colaciones nutritivas. Tienen un crecimiento continuo pero lento y normalmente comen de cuatro a cinco veces al día, incluyendo las colaciones. Durante este período se establecen muchos hábitos alimenticios, gustos y aversiones. La familia, los amigos y los medios de comunicación (especialmente la televisión) influyen en sus elecciones sobre los alimentos y hábitos alimenticios. Los niños en edad escolar están a menudo más dispuestos a comer una variedad más amplia de alimentos que sus hermanos menores. Comer colaciones sanas después de la escuela es importante, ya que éstos pueden contribuir a una tercera parte de la ingestión total de calorías del día. Los niños en edad escolar han desarrollado habilidades más avanzadas para alimentarse y pueden ayudar con la preparación de la comida.
Consejos nutricionales y relacionados con la actividad
• Trate de controlar cuándo y cómo sus hijos ingieren los alimentos, para ello proponga horarios de alimentación diarios regulares con interacción social y demostración de conductas alimentarias saludables.
• Involucre a los niños en la selección y preparación de los alimentos y enséñeles a tomar decisiones saludables al brindarles oportunidades de seleccionar alimentos basados en su valor nutricional.
• Se sugiere a los padres que ofrezcan tamaños de raciones recomendados para los niños.
• Además se los estimula a limitar el tiempo que los niños ven televisión, vídeos o utilizan la computadora a menos de dos horas diarias y reemplazar las actividades sedentarias con otras que requieran más movimiento.
• Los niños y los adolescentes necesitan al menos 60 minutos de actividad física de moderada a intensa la mayoría de los días para el mantenimiento de una buena salud y estado físico y para obtener un peso saludable durante el crecimiento.

Beneficios de comer más jitomate

Fuente: Reyna María Cruz Bojórquez (2013). Propiedades funcionales y beneficios para la salud del licopeno. Nutrición Hospitalaria. 6-15

El licopeno es un carotenoide que se encuentra principalmente en el jitomate, posee efectos antioxidantes, antiinflamatorios y quimioterapéuticos sobre las enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y algunos tipos de cáncer. El licopeno se encuentra en la naturaleza como pigmento natural liposoluble responsable del color rojo y naranja de algunas frutas y verduras como la sandía, la toronja rosada, la guayaba rosada, el pimiento rojo y la papaya.

El consumo de una dieta rica en frutas y verduras se asocia con una menor morbilidad y una mayor longevidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de la “Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud. Fomento del Consumo Mundial de Frutas y Verduras”, recomienda que para prevenir las enfermedades crónicas y mantenerse sano es necesario el consumo de más de 400 g de frutas y verduras al día (excluyendo papas y otros tubérculos ricos en almidón).

HUERTO ESCOLAR

FUENTE: FAO

Los huertos escolares son beneficiosos para el aprendizaje.
Los huertos son beneficiosos para el aprendizaje porque son una forma de educación práctica y directa, en la cual los niños pueden ver los resultados de sus decisiones y acciones. Aprender a cultivar buenos alimentos no sólo mejora la salud, sino que también proporciona un medio para ganarse la vida y aumentar la autosuficiencia.

¿QUÉ SE PUEDE CULTIVAR PARA COMER?

El huerto escolar por lo general no proporciona una gran parte de la comida de los niños. Una razón es que los niños no están en la escuela todo el año. Otra es que no tienen tiempo de cultivar muchas cosas en el huerto. Sin embargo, el huerto puede tener una fuerte influencia en lo que comen los niños:
• Puede aumentar la variedad de su dieta, aportar vitaminas y minerales esenciales a través del consumo de frutas y verduras y más proteínas (por ejemplo, de las legumbres o los huevos). Unas pequeñas cantidades de aves o carne son importantes para aportar minerales, como el hierro y el cinc, que son esenciales para el crecimiento de los niños y el desarrollo intelectual.
• Puede fomentar el gusto por muchos alimentos nutritivos, y conseguir que los niños y sus familias cultiven y cocinen una mayor variedad de alimentos.
• Puede ampliar y equilibrar las comidas de la escuela. Muchas escuelas sólo reciben alimentos básicos secos para las comidas escolares, o raciones para llevar a casa. La fruta fresca y las hortalizas del huerto pueden suponer una diferencia cuando se comienzan a ofrecer comidas equilibradas y variadas.
• Puede proporcionar colaciones para dar fuerzas a los niños. El desayuno, el tentempié de media mañana tienen un especial valor, ya que dan a los niños energía para toda la mañana. Los niños pueden aprender a prepararse sus propias colaciones a partir de los alimentos del huerto o los alimentos producidos en casa.
• Puede constituir un estímulo para concientizar a los niños y a sus familias sobre qué es una
dieta sana.

COMIENDO FRUTAS Y VERDURAS VIVES MÁS AÑOS

FUENTE: Sanz, E. (2013). Comiendo frutas y verduras vives más años. Muy Interesante., 2.

A partir de datos de casi medio millón de individuos, un estudio europeo ha examinado la relación entre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de mortalidad y ha llegado a la conclusión de que comer desciende el número de muertes, sobre todo las causadas por enfermedades cardiovasculares. El análisis, publicado por la revista American Journal of Epidemiology, ha sido dirigido por investigadores de diez países, entre ellos España, en el marco del Estudio Prospectivo Europeo sobre Nutrición y Cáncer (EPIC).
Según los resultados, de los que se hace eco la agencia SINC, el consumo combinado de frutas y verduras de más de 569 gramos al día reduce el riesgo de mortalidad en un 10% y retrasa el fallecimiento en 1,12 años con respecto a un consumo inferior a 249 gramos diarios. Además, por cada 200 gramos diarios de incremento en el consumo de frutas y verduras, este riesgo disminuye un 6% más. Y si toda la población que suele comer pocas frutas y verduras aumentara su consumo entre 100 a 200 gramos al día alcanzándose así las recomendaciones de 400 a 500 gramos al día, la mortalidad se reduciría en un 2.9%.
Si hay que elegir, los mejores resultados, se obtienen las verduras crudas. Según los investigadores, mientras que al considerar el consumo de frutas por separado no se observó una reducción significativa del riesgo, el consumo de verduras sí se asoció por sí solo con un menor riesgo de mortalidad, sobre todo si se tomaban crudas. Según María José Sánchez Pérez, coautora del estudio, un consumo elevado de verduras crudas implica un 16% de reducción del riesgo de mortalidad.
La reducción del riesgo de mortalidad por el consumo de frutas y verduras fue mayor en los participantes que consumían alcohol (en torno a un 30-40% de reducción del riesgo) y en los obesos (20%).
Tal y como explican los autores, este efecto positivo probablemente sea debido a su alto contenido en antioxidantes, que actúan paliando el estrés oxidativo inducido por el alcohol, el tabaco y la obesidad.