CONSUMO DE FRUTAS Y VERDURAS EN LA PREVENCION Y TRATAMIENTO DE ANEMIA

Escrito por P.L.N. Paola Contreras Solórzano
El hierro es un mineral presente en todas las células del organismo y que desarrolla numerosas funciones vitales, un desequilibrio de hierro, ya sea por déficit o por sobrecarga, puede afectar a múltiples órganos y a pesar de encontrarse en cantidades muy pequeñas en el organismo, participa en numerosos procesos biológicos indispensables.

La anemia es la situación en la que los glóbulos rojos de la sangre no son capaces de transportar suficiente oxígeno a las células. Entre las diferentes situaciones que pueden causar anemia, las más importantes son las deficiencias nutricionales, siendo la más frecuente la deficiencia de hierro que causa la llamada anemia ferropénica. Se estima que el 50% de todas las anemias diagnosticadas son causadas por la deficiencia de este mineral; otras deficiencias nutricionales que pueden causar anemia son las de ácido fólico y vitamina B12, que causarían anemia megaloblástica. La anemia por deficiencia de hierro puede estar motivada por la falta de absorción de hierro en el tracto digestivo, por sangrado crónico o por la ausencia de este mineral en la dieta, la última mencionada suele ser la causa más frecuente. De acuerdo a datos de la OMS, aproximadamente 1,000 millones de personas en el mundo padecen anemia ferropénica, siendo más prevalente en mujeres en edad fértil, niños y embarazadas. La anemia ferropénica es multifactorial e intervienen en su desarrollo factores como alimentación, situación fisiológica, patologías asociadas y la propia carga genética del individuo.

Los grupos de población con riesgo de carencia de hierro son los niños de 6 meses a 2 años, los adolescentes y las mujeres en edad fértil, durante el embarazo y la lactancia. También pueden desarrollar anemia las dietas vegetarianas estrictas y las hipocalóricas frecuentes.

Las principales consecuencias de la anemia ferropénica son:

• Retraso en el crecimiento, lo que tiene repercusiones importantes en el caso del desarrollo intrauterino y niños de etapa preescolar.
• Aumento del riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto.
• Disminución del desarrollo psicomotor y función cognitiva.
• Disminución del rendimiento físico, ya que un 15-20% de reducción en el volumen de oxígeno supone hasta un 10% de reducción en el rendimiento.
• Alteraciones del sistema inmunitario.
• Disminución del rendimiento intelectual.

La prevención de la anemia ferropénica es desde hace más de una década una prioridad de la OMS y las estrategias nutricionales para su prevención deben aplicarse a los grupos de riesgo. El papel de la alimentación es fundamental en las primeras etapas. Por otra parte, aunque el tratamiento principal de la anemia ferropénica es la administración oral de hierro, también es recomendable aumentar la ingesta de alimentos ricos en este nutriente y asegurar su máxima absorción.

El hierro se obtiene de origen animal o vegetal:
El hierro que ingerimos a través de la alimentación puede ser de origen animal (hem) o vegetal (no hem). El tipo de hierro que mejor se absorbe es el de origen animal que contienen las carnes rojas, el pavo, el conejo, hígado, el pescado, los crustáceos (almejas, mejillones) y la yema de huevo; sin embargo los alimentos de origen vegetal también son muy ricos en hierro, sobre todo las verduras de hoja verde: lechugas, espinacas, acelgas, perejil, otras verduras como brócoli, berros, zanahoria, tomates, pimientos y col o frutas como uvas, mandarina, toronja, guayaba, mango y ciruelas.

El hierro y la vitamina C, presente en los cítricos (naranja, mandarina, kiwi, toronja, fresa), el tomate, el pimiento y el perejil, son muy buenos aliados ya que la vitamina C ayuda a la absorción del hierro. Por ello, para subir los niveles de hierro se recomienda combinar ambos nutrientes. Otro dato que hay que tener en cuenta es que para combatir la anemia ferropénica no se debe abusar de los productos con calcio, ya que este mineral puede disminuir la absorción de hierro, así como reducir la ingesta de café, té, vino y vinagre por la misma razón.

Referencias Consultadas:
1. WHO/CDC., editor. Worldwide prevalence of anemia 1993-2005: WHO global database on anemia. Geneva: WHO Press; 2008.
2. WHO, editor. Iron deficiency anemia. Assesment, Prevention and Control. A guide for programme managers: WHO/NHD/01.3; 2001.

Nutrición en la Menopausia

Henufood. Salud desde la alimentación

La menopausia es un cambio fisiológico que se produce de forma natural en la mujer, generalmente entre los 48 y 55 años de edad. A algunas mujeres se les presenta la menopausia con menos de 40 años, denominándose menopausia precoz. La menopausia se produce porque -de forma paulatina-, va cesando la actividad hormonal de los ovarios y se produce un descenso en estrógenos, de forma que desaparece la capacidad de reproducción y la menstruación.
La organización Mundial de la Salud (OMS), describe distintas etapas de transición de la menopausia.
– Pre menopausia: Se produce una alteración fisiológica en el ovario.
– Peri-menopausia: Etapa que abarca desde que aparece la irregularidad menstrual, hasta que desaparece la misma -desde 3 a 9 años-.
– Post-menopausia: Etapa posterior en la que ha desaparecido la menstruación.
Requerimientos y recomendaciones nutricionales en la menopausia
Como se ha comentado anteriormente, la menopausia es una etapa en la vida de la mujer que entraña determinados cambios fisiológicos. Estos cambios van a implicar unos requerimientos específicos de nutrientes y energía, ya que las necesidades energéticas disminuyen un 5 % aproximadamente cada decenio, por lo que la ingesta calórica dese ser inferior. Además, una dieta variada y equilibrada, adaptada a las necesidades individuales, contribuye al mantenimiento de un buen estado de salud, a la prevención de enfermedades y a la mejora de la calidad de vida.
El reparto calórico de macronutrientes en esta etapa, se basará en los principios de una dieta equilibrada.
-Los hidratos de carbono deben suponer entre 45-60 % de las calorías totales.
– Las proteínas deben suponer entre el 10 y el 15 % de las calorías totales.
-Las grasas deben suponer entre 20-35 % de las calorías totales.
Hidratos de carbono
Los hidratos de carbonos complejos deben estar presentes en la dieta en una mayor proporción y se debe evitar la ingesta de azúcares simples (dulces, refrescos o bollería).
Proteínas
Aproximadamente el 50 % de las proteínas ingeridas deben ser de alto valor biológico, para que aporten las cantidades necesarias de aminoácidos esenciales. También se aconseja la mezcla de proteínas de origen vegetal (cereales y legumbres) para obtener así́ proteínas de calidad. No son aconsejables las dietas híper proteicas, ya que el exceso de proteínas puede impedir al organismo la absorción de calcio.

Grasas
Las grasas conforman un grupo de especial importancia en la menopausia. Se aconseja el consumo de ácidos grasos mono insaturados (ácido oleico) y poliinsaturados frente a los ácido grasos saturados.
Vitaminas y minerales
Las recomendaciones de ingesta de vitaminas y minerales serán las mismas que para el resto de población, con la salvedad del calcio, ya que es fundamental un ingesta adecuada de este mineral para la prevención de osteoporosis.
A continuación se describen algunos consejos nutricionales para la mujer en la menopausia:
– Aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio como la leche y productos lácteos desnatados.
– Consumir productos vegetales como frutas y verduras.
– Consumir legumbres, incluyendo la soja al menos 2 veces a la semana.
– Aumentar el consumo de fibra pero sin excederse, ya que un alto consumo de fibra en la dieta puede reducir la absorción de calcio.
– Limitar la ingesta de sodio, sobre todo cuando exista hipertensión arterial.
– Limitar el consumo de alimentos animales ricos en grasas saturadas.
– Limitar el consumo de cafeína, ya que puede incrementar el calcio en la orina y limitar su absorción.
– Utilizar preferentemente aceites de semillas o de oliva.
– Reducir el consumo de fitatos (se encuentran en el salvado), ya que forman sales insolubles con el calcio e impiden su absorción.
– Evitar el consumo de tabaco y moderar la ingesta de alcohol.
– Mantener una ingesta adecuada de alimentos que contengan vitamina D y controlar la exposición al sol.
– Realizar actividad física de manera regular.
– Evitar el sobrepeso, manteniendo una ingesta calórica adecuada.

Nutrición en Adulto Mayor

Alimentos Salud, DR. Cecilia Castillo L.

El proceso de envejecimiento se suele acompañar de una reducción significativa de la actividad física que contribuye aún más a la pérdida de la masa muscular. Por ello, es muy importante que los adultos mayores aumenten su actividad física. Esta tiene innumerables beneficios tales como aumentar el apetito y por ello la ingesta de alimentos. Este cambio se traducirá en una mayor ingesta nutrientes, como proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y otros componentes saludables presentes en los alimentos, especialmente en frutas, verduras y leguminosas, que beneficiarán su estado de salud. Es importante el estímulo de la familia para el desarrollo de actividades deportivas y recreativas, así como para una mayor ingesta de alimentos. Debe tenerse presente, que el menor consumo de alimentos en los ancianos, se debe a la menor capacidad para detectar el sabor y el olor de los alimentos.
Cuando los adultos mayores incorporan dietas saludables pueden revertirse o retrasarse muchos de los cambios asociados al proceso de envejecimiento, asegurando de este modo, que muchos de ellos puedan continuar viviendo en forma independiente y disfrutando de una buena calidad de vida, que les permita compartir activamente dentro de la familia y de la comunidad.
En lo posible deben comer cinco veces al día: desayuno, colación de media mañana. Comida, colación de media tarde y cena. Las personas mayores suelen no comer en la noche, sin embargo, es importante mantener siempre una comida liviana al atardecer que evitará un largo período de ayuno y mejorará una serie de funciones metabólicas en el organismo.
Las personas mayores son más vulnerables a la deshidratación como resultado de una disminución de la función del riñón y porque tienen un menor contenido de agua corporal. Debe recomendarse que se consuma bastante líquido, al menos que esté contraindicado por problemas renales o cardíacos.
Tanto los hombres como las mujeres mayores de 50 años deben consumir al menos mil 200 mg. de calcio al día. La leche y sus derivados (queso, crema, yogurt) son las mejores fuentes de calcio, al igual que los vegetales de hoja verde y las sardinas.
La deficiencia de hierro es un problema común a medida que envejecemos y esto por lo general provoca anemia, cuyos síntomas son debilidad, fatiga y deterioro de la salud. La vitamina C, contenida en frutos cítricos, ayuda a nuestro organismo a absorber el hierro de los alimentos que lo contienen. Además es un excelente antioxidante lo contribuye a retrasar el proceso de deterioro del organismo.
La vitamina A contenida en vegetales de hoja verde y los de color amarillo y naranja, ayuda a los ojos a adaptarse a una luz tenue, protege nuestra piel, así como otros tejidos.

El ácido fólico participa en la formación de glóbulos rojos y su carencia puede provocar anemia. Lo contienen los vegetales de hoja verde, algunas frutas, los frijoles y los productos de grano enriquecidos.

Nutrición en el Adulto

Fundación EROSKI:

La nutrición en la edad adulta se debe enfocar a mantener la salud y a prevenir el desarrollo de enfermedades mediante el seguimiento y consumo de una alimentación variada, sana y equilibrada de acuerdo a la edad, sexo y actividad física que realiza la persona. Los hábitos alimentarios saludables se deben combinar con hábitos de vida propicios que incluyan la práctica regular de ejercicio físico, así como la reducción de tóxicos como el alcohol y el tabaco.

En esta edad hay cambios fisiológicos importantes que se presentan como el aumento de peso por el incremento de masa corporal que puede conducir a obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, hiperuricemia, niveles altos de colesterol y triglicéridos en sangre, problemas respiratorios, dolencias digestivas entre otros.

Asimismo, hay cambios marcados en la composición del cuerpo, distribución de la grasa, disminución del agua, músculo y masa ósea, disminución del metabolismo basal, envejecimiento de los diversos órganos.

Por lo tanto, alimentarse y nutrirse correctamente en la madurez y centrarse en aumentar el consumo de alimentos para retrasar el envejecimiento, nos dará una población más saludable en esta etapa de la vida.
DÉFICITS NUTRITIVOS MÁS COMUNES
Se producen como consecuencia de desequilibrios en la alimentación: dietas restrictivas, monótonas o desequilibradas que no incluyen los alimentos básicos.
Déficit de minerales:
Los minerales que por lo general se toman en cantidades insuficientes, coinciden con los citados en la etapa escolar y adolescencia y son: el calcio, el hierro y el zinc.
• El calcio es un constituyente de la masa ósea. La disponibilidad de este mineral es diferente dependiendo del alimento del que proceda siendo los alimentos más adecuados la leche y todos sus derivados, ya que la vitamina D, la lactosa y las proteínas propias de los lácteos facilitan su absorción y aprovechamiento por parte del organismo. Son también buena fuente de calcio: pescados en conserva de los que se come la espina, frutos secos, derivados de soja enriquecidos (bebida y postres)
• El hierro es un componente de los glóbulos rojos y de la hemoglobina (transportador del oxígeno y del anhídrido carbónico en la sangre) e interviene en procesos de obtención de energía. El hierro que mejor se absorbe es el procedente de los alimentos de origen animal (carnes, pescado, huevos y derivados de estos alimentos), mientras que el procedente de legumbres, verduras y otros alimentos vegetales se absorbe peor, de no ser que se combine dichos alimentos con otros que sean buena fuente de vitamina C.

Déficit de vitaminas:
• Vitaminas liposolubles A y D: en lácteos enteros, grasas lácteas – mantequilla, nata -, yema de huevo, víscera. El betacaroteno o provitamina A se transforma en vitamina A en nuestro cuerpo cuando éste lo necesita y se encuentra principalmente en: verduras de hoja verde, y frutas y verduras de color amarillento, anaranjado y rojizo.
• Ácido fólico: en legumbres y verduras verdes, frutas, cereales de desayuno enriquecidos e hígado.
• B12: en carne, huevo, pescado, lácteos, fermentados de la soja enriquecidos…
• B6 o piridoxina: en cereales integrales, hígado, frutos secos y levadura de cerveza.
• Riboflavina: en hígado, huevos, lácteos y levadura de cerveza.
• Niacina: en vísceras, carne, pescado, legumbres y cereales integrales.
• Tiamina: en cereales integrales, legumbres y carnes.

Nutrición en Adolescentes

Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación:

Normalmente, las necesidades energéticas de los adolescentes suelen depender de su rapidez de crecimiento, y cada uno debe valorar dichas necesidades según su apetito. Como consecuencia, la mayoría de los adolescentes mantiene un equilibrio energético y el consumo de alimentos variados aporta los nutrimentos suficientes para que su crecimiento y su desarrollo sean óptimos.
No obstante, la tensión y los trastornos emocionales pueden afectar seriamente el equilibrio energético de los adolescentes, provocando un consumo insuficiente o excesivo de alimentos. Las infecciones leves o graves, el nerviosismo, los problemas menstruales, dentales o cutáneos (acné) son factores que pueden provocar una alteración del apetito, y los adolescentes que consumen dietas pobres son los más vulnerables. El estrés emocional va asociado frecuentemente a manías alimenticias y a la moda de estar delgado, que pueden provocar desórdenes alimenticios como la anorexia nerviosa.
Por otro lado, la prevalencia del exceso de peso y la obesidad en niños y adolescentes se ha convertido hoy en día en uno de los principales problemas nutricionales, ya que es muy probable que continúe afectándoles en la edad adulta. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2012, en México hay 48 millones de personas mayores de 20 años que viven con sobrepeso u obesidad; asimismo, habría alrededor de 6.3 millones de adolescentes con la misma problemática.
Los adolescentes que están desarrollándose se sienten especialmente preocupados por la imagen de su cuerpo y un exceso de peso puede tener un profundo impacto en su salud emocional y física. Existen varios factores, socioeconómicos, bioquímicos, genéticos y psicológicos que provocan la obesidad, y todos ellos están estrechamente relacionados.
La falta de ejercicio tiene una vital importancia en el desarrollo, evolución y perpetuación de la obesidad en la adolescencia. Se ha observado en las encuestas realizadas a jóvenes, que la mayoría no son muy activos, por lo que los profesionales de la salud así como los gobiernos están fomentando un mayor nivel de ejercicio físico entre niños y adolescentes. La inactividad física no sólo tiene una gran importancia en el desarrollo del sobrepeso y la obesidad, sino que también influye en el desarrollo posterior de enfermedades no transmisibles, como enfermedades cardíacas, algunos tipos de cáncer, diabetes, hipertensión, problemas intestinales y osteoporosis, Además, el ejercicio físico ayuda a mejorar la flexibilidad del cuerpo, el equilibrio, la agilidad y la coordinación, así como a fortalecer los huesos. Actualmente se recomienda que los adolescentes practiquen alguna actividad física durante al menos 60 minutos al día

Alimentación en edad Escolar

Fuente: The University of Chicago Medical Center 2015.
Los niños en edad escolar (edades de 6 a 12 años) continúan necesitando alimentos saludables y colaciones nutritivas. Tienen un crecimiento continuo pero lento y normalmente comen de cuatro a cinco veces al día, incluyendo las colaciones. Durante este período se establecen muchos hábitos alimenticios, gustos y aversiones. La familia, los amigos y los medios de comunicación (especialmente la televisión) influyen en sus elecciones sobre los alimentos y hábitos alimenticios. Los niños en edad escolar están a menudo más dispuestos a comer una variedad más amplia de alimentos que sus hermanos menores. Comer colaciones sanas después de la escuela es importante, ya que éstos pueden contribuir a una tercera parte de la ingestión total de calorías del día. Los niños en edad escolar han desarrollado habilidades más avanzadas para alimentarse y pueden ayudar con la preparación de la comida.
Consejos nutricionales y relacionados con la actividad
• Trate de controlar cuándo y cómo sus hijos ingieren los alimentos, para ello proponga horarios de alimentación diarios regulares con interacción social y demostración de conductas alimentarias saludables.
• Involucre a los niños en la selección y preparación de los alimentos y enséñeles a tomar decisiones saludables al brindarles oportunidades de seleccionar alimentos basados en su valor nutricional.
• Se sugiere a los padres que ofrezcan tamaños de raciones recomendados para los niños.
• Además se los estimula a limitar el tiempo que los niños ven televisión, vídeos o utilizan la computadora a menos de dos horas diarias y reemplazar las actividades sedentarias con otras que requieran más movimiento.
• Los niños y los adolescentes necesitan al menos 60 minutos de actividad física de moderada a intensa la mayoría de los días para el mantenimiento de una buena salud y estado físico y para obtener un peso saludable durante el crecimiento.

RADIOGRAFÍA DEL NOPAL

FUENTE: PODER DEL CONSUMIDOR. El nopal como lo consumimos obedece a la parte de la planta denominada cladodios, que son carnosos y aplanados y a los cuales se les quitan las espinas. El fruto, llamado tuna, también es comestible y más adelante tendremos una radiografía de ella.

Los nopales son originarios de América tropical y subtropical, este cultivo es resistente a las altas temperaturas y a periodos prolongados de sequía, por lo que se encuentran principalmente en las zonas áridas y semiáridas, aunque hoy en día se les puede encontrar en todos los continentes.

Fue un alimento importante para diversas culturas mesoamericanas y particularmente para México constituye una planta legendaria al ser el ícono de la fundación de México-Tenochtitlán quedando plasmado en el escudo nacional.

Como cultivo, el nopal verdura se encuentra en San Luis Potosí, Oaxaca, Jalisco, Puebla, Michoacán, Aguascalientes, Baja California, Distrito Federal y Zacatecas. En la Delegación Milpa Alta del Distrito Federal se produce una proporción del nopal producido a nivel nacional y se caracteriza por ser un cultivo cuidado, ya que no se suelen utilizar pesticidas ni agroquímicos.

¿Qué nutrimentos te aporta?
El nopal, como la mayoría de las verduras, está constituido principalmente por agua (90-92.5%).
Destaca su contenido de fibra, tanto insoluble como soluble, principalmente los mucílagos (parte viscosa o “baba”), que además de ayudar a regular la concentración de glucosa en la sangre, protege al estómago cuando hay producción excesiva de ácidos gástricos. Su alto contenido de fibra también contribuye a disminuir la absorción de colesterol y con ello reducir su presencia en la sangre, particularmente el colesterol LDL, también conocido como colesterol malo. Respecto a las vitaminas y minerales, el nopal es fuente de vitaminas A, C y complejo B, además de potasio y calcio.

Una taza de nopales cocidos tiene una cantidad similar a la que puede tener un vaso de leche.
Además, contiene clorofila, que funciona como un potente antioxidante protegiendo así a nuestras células de los radicales libres y de posibles mutaciones de ADN que pueden derivar en cánceres. Además, la clorofila promueve la eliminación de metales pesados de la sangre. Otros compuestos bioactivos que contiene el nopal tienen un efecto antiinflamatorio, evitando que se generen placas que obstruyen las arterias, y con ello las enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo se recomienda consumirlo?
Se recomienda consumir fresco, puede estar crudo o cocido, como el consumidor lo prefiera.
El nopal es muy versátil y puede consumirse desde asado hasta en platillos muy elaborados. Muchas personas lo consumen en jugo, sin embargo nuestra recomendación es siempre preferir las verduras y frutas enteras para aprovechar más la fibra y los micronutrimentos, además de evitar el consumo excesivo de calorías en algunos casos. Como se mencionó, la baba constituye la fibra soluble que tiene diversos beneficios a la salud, se puede colar o mezclar con limón para eliminarla. Actualmente, se vende en forma deshidratada o como suplemento alimenticio, lo cual puede ser útil y brindar algunos de los beneficios mencionados; nuestra recomendación es consumirlo fresco y aprovechar sus nutrimentos al 100%.

EL CAMOTE NARANJA TIENE MÁS BETACAROTENOS QUE LA ZANAHORIA: Un antioxidante que fortalece el sistema inmunológico

FUENTE: Poder del Consumidor. Existen más de 400 variedades de camote, las más comunes son las de pulpa blanca, aunque también hay amarilla, naranja, rojiza o púrpura.

El camote ocupa el séptimo lugar entre los cultivos alimentarios en el mundo. Actualmente, se siembra en la mayoría de los países y es fácil de cultivar, ya que requiere relativamente poca agua, fertilizantes y resiste altas temperaturas y fuertes vientos.Pese a su gran importancia cultural en México, no nos encontramos dentro de los principales productores en el mundo. Los estados de mayor producción son Michoacán, Chihuahua y Guanajuato. También se utiliza como planta ornamental debido a la estética de su flor.Se siembran más de 400 variedades de camote que se distinguen por el color de piel y de la carne, así como de su textura (suave o áspera). Las más comunes son la de piel rosada y pulpa blanca, aunque también hay amarilla, naranja, rojiza o púrpura.

¿Qué nutrimentos te aporta?
La composición nutrimental del camote es similar a la de las papas, aunque su contenido en azúcares simples es un poco mayor, lo que le da un sabor más dulce, el cual se acentúa conforme el cultivo se encuentre más cerca del ecuador; al ser un tubérculo, contiene hidratos de carbono complejos, es decir, almidones que tienen un mayor tiempo de absorción que los azúcares, por lo que nos causan una mayor sensación de saciedad o satisfacción, además de brindar energía por más tiempo. Si se consume con cáscara aumenta su contenido de fibra. Como casi cualquier vegetal, el camote es fuente de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

El camote blanco tiene un contenido nutrimental similar al de la papa y es fuente considerable de calcio y potasio. El camote de variedad naranja se ha utilizado para combatir la deficiencia de vitamina A en las poblaciones más vulnerables de países de África, Asia y América Latina, evitando el retraso en el crecimiento infantil y la ceguera nocturna principalmente. La vitamina A, específicamente en su forma de betacatoreno, está presente en mayor cantidad que en la zanahoria.

¿Cuánto cuesta?
De acuerdo al Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados, el precio promedio del camote es de $10 pesos por kilo.

¿Cómo se recomienda consumirlo?
Se recomienda consumirlo siempre cocido, no crudo, se puede preparar en el horno o en puré. Combina con ingredientes tanto dulces como salados, por ejemplo, canela, nuez moscada, coco. En México se consume más como postre, ya sea cristalizado o asado con ingredientes dulces, pero nuestra recomendación es prepararlo como parte de un platillo salado más saludable. De hecho, actualmente se ha retomado como ingrediente de la nueva corriente de cocina mexicana moderna.Finalmente vale la pena mencionar que las hojas tiernas de la planta se cocinan como una hoja verde como espinaca, acelga, etcétera.

14 COSAS QUE TIENES QUE SABER SOBRE LACTANCIA MATERNA

Organización Mundial de la Salud.
1. La OMS recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más.

2. La lactancia debe comenzar en la primera hora de vida y el amamantamiento debe hacerse “a demanda”, siempre que el niño lo pida, de día y de noche y deben evitarse los biberones y chupetes.

3. La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano, contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo.

4. La leche materna es un producto accesible que puede conseguirse fácilmente, lo que ayuda a garantizar que el lactante tenga alimento suficiente.

5. La lactancia materna también es beneficiosa para las madres ya que la lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.

6. Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

7. Las preparaciones para lactantes o leche artificial no contiene los anticuerpos que hay en la leche materna. Si no se elaboran adecuadamente, conllevan posibles riesgos asociados al uso de agua insalubre y de material no esterilizado, o a la posible presencia de bacterias en la preparación en polvo. Puede producirse un problema de malnutrición si el producto se diluye demasiado para “ahorrar”.

8. Mientras el amamantamiento es frecuente se mantiene la producción de leche materna, sin embargo si se usa leche artificial pero de repente se deja de tener acceso a ella, el retorno a la lactancia natural puede ser casi imposible como consecuencia de la disminución de la producción materna.

9. Una madre infectada por el VIH puede transmitir la infección a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Los antirretrovíricos (ARV) administrados a la madre o al lactante expuesto al VIH reducen el riesgo de transmisión. Globalmente, la lactancia materna y los antirretrovíricos pueden mejorar considerablemente las posibilidades del niño de sobrevivir sin verse infectado por el VIH. La OMS recomienda que las madres infectadas que den el pecho reciban antirretrovíricos y sigan las orientaciones de la OMS respecto a la alimentación del lactante.

10. En 1981 se adoptó un código internacional para regular la comercialización de sustitutos de la leche materna. En el código se estipula que las etiquetas y demás información sobre todas las leches artificiales dejen claros los beneficios de la lactancia materna y los riesgos para la salud que conllevan los sucedáneos, que no haya actividades de promoción de los sucedáneos de la leche materna, que no se ofrezcan muestras gratuitas de los sustitutos a las embarazadas, a las madres ni a las familias, y que no se distribuyan los sustitutos de forma gratuita o subsidiada entre los trabajadores.

11. Amamantar es algo que se aprende, y muchas mujeres tienen problemas al principio. El dolor en los pezones y el temor a no tener leche suficiente para mantener al bebé son problemas corrientes. Los centros de salud que apoyan la lactancia materna -ofreciendo a las nuevas madres asesores formados al efecto- propician tasas más altas de esta práctica. Gracias a la iniciativa OMS-UNICEF de Hospitales amigos del niño, en unos 152 países hay servicios “amigos del niño” que prestan ese apoyo y contribuyen a mejorar la atención dispensada a las madres y los recién nacidos.

12. Muchas madres que reanudan su actividad laboral abandonan la lactancia materna parcial o totalmente porque no tienen tiempo suficiente o no disponen de instalaciones adecuadas para dar el pecho o extraerse y recoger la leche. Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

13. Para cubrir las necesidades crecientes de los niños a partir de los seis meses se deben introducir alimentos sólidos en forma de puré como complemento de la leche materna. Para su elaboración se puede partir de la comida que tome la familia.

14. La OMS destaca que la lactancia materna no debe reducirse al comenzar a introducir alimentos complementarios, los alimentos complementarios deben administrarse con cuchara o taza, y no con biberón, los alimentos deben ser inocuos y estar disponibles a nivel local, y es necesario bastante tiempo para que los niños pequeños aprendan a comer alimentos sólidos.