Alimentacion complementaria

bg-bebe

El concepto básico de la alimentación complementaria (antes conocida como ablactación), es que la nutrición pase a ser gradualmente una nutrición basada en alimentos sólidos al año de edad, de modo que para entonces la leche sólo sea un complemento. Recuerda que hasta ese momento, el bebé no conoce más que la leche materna o de fórmula, por lo que el inicio de las papillas puede ser una experiencia muy rara aunque es el inicio del reconocimiento de los sabores de los alimentos.

Al preparar los nuevos alimentos para los bebés es conveniente que sea de manera casera, ya que aunque los alimentos comerciales están elaborados bajo los más altos estándares de higiene y calidad, el sabor es diferente al de la comida casera, y hay que recordar que es el primer acercamiento a los sabores de los alimentos. Al preparar hay que tomar en cuenta los siguientes consejos:

  • No usar azúcar ni sal
  • La mayoría de las frutas y verduras deben ofrecerse cocidas (cocerse por 10 minutos). A algunas de éstas no necesitarás agregarles nada de líquido al prepararlas, otras necesitarán un poco. Tal vez quieras añadirles una cantidad pequeña de leche materna, leche de fórmula o agua al molerlas o hacerlas puré para lograr la consistencia que deseas
  • Antes de ofrecerlas, pela y quítale las semillas a las frutas o verduras si es necesario
  • Las papas deben cocerse con piel y servirse sin ella
  • No cocinar en recipientes de cobre
  • Los cereales pueden prepararse con leche materna, agua, o añadirlos a las papillas en lugar de darlos con una leche artificial
  • Para preparar pollo y carne, hay que quitar la piel y la grasa antes de cocinarlos. Luego muele la carne cocida en una licuadora o en un molinillo con un poco de líquido
  • En algunas ocasiones se recomienda agregar un poco de aceite a la papilla; consulta a tu especialista antes de hacerlo
  • Lava todos los alimentos antes de cocerlos y mantén la mayor higiene a la hora de procesarlos.

Cabe resaltar que es crítico para la prevención de enfermedades gastrointestinales el cuidado de las prácticas de higiene durante la preparación de los alimentos, ya que la incidencia más elevada de enfermedades diarreicas ocurre durante la segunda mitad del primer año de vida, puesto que la ingestión de alimentos complementarios aumenta.